Sale a subasta pública el colegio Scal de Magaluf por sus deudas

La dirección del centro privado asegura que un potente grupo educativo está interesado en la escuela

 

 

I. MOURE.

El edificio y los terrenos que albergan la sede del colegio privado Scal de Magaluf, donde en la actualidad cursan sus estudios unos 250 alumnos, serán objeto dentro de aproximadamente un mes de una subasta pública instada por la Seguridad Social como consecuencia de las deudas que arrastra la escuela desde hace más de una década con la Seguridad Social, el ayuntamiento de Calvià, Hacienda y Sa Nostra.
El director del centro, Roberto Meana, remarca que este trámite no implicará la interrupción de la actividad escolar. Para reforzar este argumento, Meana explica que tanto desde el ayuntamiento de Calvià como desde la conselleria de Educación le han comunicado que respaldan la continuidad del proyecto educativo que comenzó en 1988.
Además, recuerda que los terrenos en que está ubicado el Scal están clasificados urbanísticamente como de uso educativo, por lo que no pueden ser objeto de especulación inmobiliaria. También asegura que está interesado en adquirir el colegio un potente grupo inversor, la compañía Colegios Laude.
Lo que saldrá a subasta es un solar de 22.000 metros cuadrados y el edificio de dos pisos que alberga, con una planta baja de 1.957 metros cuadrados y otra superior de 1.303 metros cuadrados. Los terrenos están ubicados al lado de dos conocidos parques acuáticos del municipio, en la zona conocida como la Marina de Magaluf.
La Tesorería General de la Seguridad Social es uno de los acreedores del colegio. Según consta en el boletín oficial de la Comunidad del pasado 14 de octubre, en que se anuncia la convocatoria de la subasta, la cantidad adeudada a este organismo público asciende a 521.015 euros. Otros acreedores son Hacienda, Sa Nostra y el ayuntamiento de Calvià. El Consistorio, de acuerdo a la información contenida en el BOIB, reclama 449.032 euros a Scal Magaluf Sociedad Anónima Laboral por impago de varios impuestos municipales.
En una valoración realizada por el Ayuntamiento se tasaban en 6,6 millones de euros los bienes a subastar, aunque otras fuentes rebajan esta cantidad en uno o dos millones de euros.

Origen del problema

Según relata el director del centro educativo, el origen de la situación actual se remonta al curso 1993-1994, cuando en la sociedad gestora del colegio se produjeron desavenencias que acabaron con la marcha de una parte de los socios, quienes denunciaron el impago de una serie de cantidades económicas.
El resultado de esto, refiere Meana, fue la paralización de las cuentas y el comienzo de un denso embrollo económico y judicial. A finales de los noventa, gracias a la mediación de miembros del Govern, el centro privado alcanzó un acuerdo tácito con sus acreedores para proseguir su actividad e ir pagando poco a poco sus deudas.
En la actualidad, el Scal se encuentra bajo una administración judicial, que se responsabiliza del día a día de la gestión del colegio, como el pago de salarios o la financiación de reformas de mantenimiento. El director del colegio destaca el "sacrificio" realizado en todo este tiempo por el personal del centro. Una treintena de trabajadores, que, según subraya Meana, "han mostrado su generosidad" al continuar su actividad con sueldos mínimos, sin cobrar horas extra y sin apenas vacaciones. Empleados que, agrega, han sabido crear un ambiente educativo "cercano" con los alumnos.

 

 

 


 
ir a más noticias ................................................................... ir a portada