Jaume I se queda sin desembarco

Las malas condiciones del mar impidieron que las embarcaciones cristianas desembarcaran en la costa de Santa Ponça

 

ROSA FERRIOL.

El mal estado de la mar obligó ayer a cambiar parte de la reproducción de las batallas de la conquista de Mallorca del año 1229 en Santa Ponça. El Rei en Jaume I se quedó sin desembarco. Una pequeña alteración de la historia que sorprendió a más de uno pero que no consiguió deslucir el acto central de la fiesta grande de Calvià.
Han pasado 779 años de aquellos sucesos históricos pero ayer las embarcaciones cristianas engalanadas no pudieron lucir en la bahía de Santa Ponça debido a las malas condiciones del mar. El conquistador y sus tropas tomaron la tierra de la isla deseada, esta vez sin desembarco, y se presentaron en la zona donde se halla la Creu del Desembarcament. Allí les esperaban los defensores sarracenos, preparados para contener el avance de Jaume I y sus caballeros. Unos 1.216 calvianers participaron en el simulacro de la batalla, que cada año gana adeptos.
Sobre las seis de la tarde empezó la primera lucha entre moros y cristianos. Acto seguido los dos bandos enemigos iniciaron el tradicional desfile que destaca por el colorido de los trajes y su buen ambiente animado por varias agrupaciones musicales. Siguiendo los hechos históricos, los ejércitos interrumpieron su marcha en el Caló de´n Pellicer, escenario de la segunda batalla que la historia sitúa el 10 de septiembre de 1229. Era el preludio de la sangrienta batalla final, que tuvo lugar un poco más tarde en la Platja Gran de Santa Ponça y que para no traicionar los hechos históricos volvieron a ganar las tropas del Rei en Jaume I.
Aunque hace 779 años la playa quedó teñida de sangre, ayer la conmemoración culminó con una gran fiesta musical.

 



 

 
ir a más noticias ................................................................... ir a portada